Inicio » Sueños

Sueños

Espejismo

La mujer me parecía rara y decidí sorprenderla. Sin embargo, cuando llegamos a la feria de aquel pueblo maltrecho, ella no pareció sorprenderse de nada. Nos montamos en una pequeña noria que no lograba mejorar ninguna perspectiva y luego nos acercamos a las casetas de disparar. Había de pelotas y de rifles. Opté por el rifle, en un último intento de, paradójicamente, tal vez insuflar algo de vida a aquella tarde macilenta. Nunca había disparado antes, pero logré hacer tres buenos tiros. Aquel hombre intrínseco (¿no estaban gordos todos los hombres de las ferias?) me entregó un enorme oso vestido con una especie de ridículo chándal brillante de letras doradas. Yo quise entregárselo a ella a modo de regalo, pero me miró de tal manera que pasé el resto de la tarde con el oso gigante debajo del brazo. Cuando… Leer más »Espejismo

DETRÁS DE LA PALABRA: Cerezas

Vaya por delante: el texto que viene a continuación es una mezcla de añoranza y alegría. No siendo una persona especialmente nostálgica, hay imágenes que activan dentro de mí un calor que me recorre de abajo arriba (suele ser en ese sentido) hasta quedarse anclado en mi pecho, más exactamente en el corazón, que es lugar donde la vida palpita con todas sus emociones. La palabra «cereza» despierta en mí esa morriña. Porque cuando hablo de la palabra «cereza» estoy hablando de mi madre. Y hablar de mi madre es hablar, también, de alegría. Las cerezas guardan bajo su piel roja, tersa y brillante una risa abierta, estruendosa, fresca y contagiosa. Una explosión de vitalidad pura, como si fuera la esencia misma de la vida hecha fruto sagrado. Me encanta observar las cerezas, su color, su forma, su brillo… ya… Leer más »DETRÁS DE LA PALABRA: Cerezas

Apuesta

  —¿Te has enterado, no? —me preguntó Rubén. —Claro, es el cotilleo del grupo. Otra cosa no, pero eso… —Mujer, es que es muy fuerte. —No me parece para tanto. Además, se veía venir. —Se veía venir, se veía venir… Pues no lo tengo yo tan claro. —Blanco y en botella —dije, repeliéndome un poco a mí misma por utilizar ese tipo de frases que en los demás me daban especialmente tirria. —En menos de una semana han vuelto, te lo digo no. —Para nada. Ya se ve que no tienes ni idea de las relaciones de pareja. No pareció comprender lo que acababa de decir y yo tampoco quise abundar en el tema. Por la mañana, hasta que no desayuno, no estoy en mi mejor momento. —¿Qué te apuestas? Ya estaba. Cómo no. Las apuestas, no podía ser de… Leer más »Apuesta

Posibilidades

    El mundo era tan grande y a la vez tan pequeño que en unas ocasiones no sabía por dónde empezar a buscarse y en otras se daba de bruces una y otra vez consigo mismo. Lo bueno de las medidas, de los límites, es esto: que se estiran como una goma o se encogen como los jerséis en la secadora. Y a veces (solo a veces), los contornos desaparecen o se diluyen en una neblina mágica que, cuando se evapora, ofrece un precioso y vibrante vacío tan lleno de vida… Todas las posibilidades ahí, bailando. Y entonces solo se me ocurre pensar: «¿Y si estiro la mano y cojo una?».   Image Credit: NASA/SOFIA; NASA/JPL-Caltech/Roma Tre Univ   Completamente invisible, pero increíblemente influyente. Según una nueva investigación de SOFIA (observatorio aéreo que estudia el universo en un espectro… Leer más »Posibilidades