Inicio » La Primavera de los Cerezos

La Primavera de los Cerezos

Pelusa

El día había comenzado francamente mal, con una noticia de esas que te hacen pensar en lo absurdo de la vida. Esa misma noche, Fran había invitado a cenar a casa a sus amigos Pili y Mili (Pilar y Emiliano, para él). Pili y Mili tenían dos cosas muy buenas: eran excelentes comedores y bebedores y unos expertos conversadores, aunque poco de lo que decían me solía resultar mínimamente interesante. Siempre que estaba con ellos, me daba la misma sensación, la de caminar por una línea recta sin fin y, a la vez, estar metida en un enorme globo o burbuja llena de voces altas y estruendo de la que no podía escapar. En fin, pintaba que iba a ser un día de mierda. Después de trabajar me fui a comprar, porque Fran —ya me lo había avisado la noche… Leer más »Pelusa

La abuela chula

El día de Navidad siempre se comía en casa de la abuela chula. Era así como la llamábamos. Fue mi hermano el primero en hacerlo para distinguirla de la otra, porque la abuela chula iba siempre muy arreglada y maquillada. En exceso y con ropa estrafalaria, pero a nosotros nos encantaba, incluso su empachoso perfume a rosas. Llevaba sin verla desde la primavera, cuando decidí marcharme con Gabriel a Bruselas. Le habían ofrecido trabajar allí y a mí me daba igual traducir en un sitio que en otro. Creía que así lo nuestro se afianzaría y terminaría por definirse y asentarse. Volé el mismo día de Nochebuena y fui directa a casa de mis padres. Cuando entré en casa con la sonrisa que había ensayado en el taxi, papá levantó una ceja, mamá me dio detalladas instrucciones para preparar los… Leer más »La abuela chula

El vaso

La mujer y el hombre compartían el vaso. Era un vaso de cristal transparente que hacía unas ondas no muy pronunciadas que resultaban muy agradables al tacto. La mujer y el hombre no se percataban de la suavidad de las ondas, pero les gustaba el vaso porque formaba parte de un juego de dos que les habían regalado cuando abrieron el nuevo supermercado debajo de su casa. El otro vaso se había roto hacía ya unos meses cuando se le cayó al hombre de la encimera. En ese momento, los dos se quedaron mirando los cristales en el suelo como quien observa a un pájaro muerto. Recogieron con cierta solemnidad los trozos sin mirarse a los ojos y los envolvieron en una mortaja de papel de periódico antes de tirarlos a la basura. No fue un acuerdo tácito. El hombre… Leer más »El vaso

Detrás de la palabra: Sizigia

La sizigia (o «sicigia», según el diccionario de María Moliner) es el momento en la que Luna, llena o nueva, se encuentra en conjunción u oposición con el Sol. Describe la concurrencia de dos cuerpos estelares en sendos puntos de una línea recta, en la cual se encuentra también la Tierra. Para que se produzca este fenómeno, por lo tanto, son necesarios tres astros: la Tierra, la Luna y el Sol. Cuando la Tierra se halla entre el Sol y la Luna, se produce la sizigia que conocemos como luna llena o plenilunio. Sin embargo, si la luna se encuentra entre la Tierra y el Sol la sizigia se denomina luna nueva o novilunio. Como dice Fatoumata Kébé en su libro El libro de la Luna: «Es un momento muy particular de la influencia de la Luna sobre el clima marino». Y alude a las palabras… Leer más »Detrás de la palabra: Sizigia