Inicio » La Primavera de los Cerezos

La Primavera de los Cerezos

La mirada azul

El último día del revuelto año 2021 y a mitad de, para mí, unas turbias Navidades, leí un bellísimo artículo de Estrella de Diego titulado Azul “patinir”, el color que consuela en tiempos oscuros, en el que habla del azul que Patinir nos regala en su cuadro El paso de la laguna Estigia, que se puede contemplar en el Museo del Prado. Yo no conocía el cuadro y estaba deseando contemplar ese azul, perderme en ese azul, fundirme con él, emocionarme con él, pero, de momento, aquel 31 de diciembre de 2021 donde realmente pude descansar y con lo que me emocioné es con el artículo de Estrella de Diego, bellamente escrito, bellamente sensorial. Tuvieron que pasar algunas semanas hasta que pude ir al Prado, pero de vez en cuando regresaba a las palabras de esta escritora, profesora universitaria, comisaria,… Leer más »La mirada azul

Tanto

Nos conocimos una tarde en la biblioteca. Para los dos, eso quería decir algo; en realidad, lo quería decir todo. La primera planta de la biblioteca estaba en obras, así que coincidimos en el segundo piso. Los dos buscábamos algo de Fred Vargas También nos pareció que eso quería decir algo. Fuimos a tomar un café y hablamos de libros, de muchos libros. Se nos quedaron cosas por decir y repetimos ese café durante muchas semanas. Los libros no se nos acababan y nuestras conversaciones pedían siempre más horas. Algunos días nos besábamos y queríamos más, pero a la semana siguiente volvíamos a los libros, a los leídos, a los releídos, a los abandonados, a los prestados, a los olvidados, a los añorados… Estábamos mareados de palabras; tanto que a veces apenas si prestaba atención al significado de lo que… Leer más »Tanto

Pelusa

El día había comenzado francamente mal, con una noticia de esas que te hacen pensar en lo absurdo de la vida. Esa misma noche, Fran había invitado a cenar a casa a sus amigos Pili y Mili (Pilar y Emiliano, para él). Pili y Mili tenían dos cosas muy buenas: eran excelentes comedores y bebedores y unos expertos conversadores, aunque poco de lo que decían me solía resultar mínimamente interesante. Siempre que estaba con ellos, me daba la misma sensación, la de caminar por una línea recta sin fin y, a la vez, estar metida en un enorme globo o burbuja llena de voces altas y estruendo de la que no podía escapar. En fin, pintaba que iba a ser un día de mierda. Después de trabajar me fui a comprar, porque Fran —ya me lo había avisado la noche… Leer más »Pelusa

La abuela chula

El día de Navidad siempre se comía en casa de la abuela chula. Era así como la llamábamos. Fue mi hermano el primero en hacerlo para distinguirla de la otra, porque la abuela chula iba siempre muy arreglada y maquillada. En exceso y con ropa estrafalaria, pero a nosotros nos encantaba, incluso su empachoso perfume a rosas. Llevaba sin verla desde la primavera, cuando decidí marcharme con Gabriel a Bruselas. Le habían ofrecido trabajar allí y a mí me daba igual traducir en un sitio que en otro. Creía que así lo nuestro se afianzaría y terminaría por definirse y asentarse. Volé el mismo día de Nochebuena y fui directa a casa de mis padres. Cuando entré en casa con la sonrisa que había ensayado en el taxi, papá levantó una ceja, mamá me dio detalladas instrucciones para preparar los… Leer más »La abuela chula