Inicio » Corazón

Corazón

Detrás de la palabra: Rubatosis

  «La perturbadora conciencia de los propios latidos, cuyas tenues pulsaciones musculares se sienten menos como un metrónomo que como una nerviosa cantinela que el corazón se está tocando a sí mismo o como la forma en la que las personas murmullan para sí, mientras caminan en la completa oscuridad, como para casualmente recordarle al mundo exterior: “Estoy aquí, estoy aquí, estoy aquí”».   Esta definición es tan maravillosa que casi parece un insulto añadir nada más. Pero quién se resiste a hablar de sus propios latidos…   La palabra «rubatosis» y otras muchas han sido inventadas y escritas por el diseñador, editor y artista gráfico John Koenigs, creador de la web Diccionario de los dolores oscuros en la que desde hace unos años compila palabras sobre emociones y sentimientos que experimentamos, pero que, simplemente, no tienen un término propio… Leer más »Detrás de la palabra: Rubatosis

Detrás de la palabra: Recordar

    Recordar es pasar a tener en la mente algo del pasado o tener algo o a alguien en consideración. Recordar tiene que ver con el pasado, es obvio, pero también con algo que está muy presente, precisamente porque una y otra vez está siendo rescatado por la memoria, ahora, en este preciso instante. No me gusta recordar parte de mi infancia, cuando íbamos a un bar con la familia y mi padre se enfadaba porque yo, indecisa, no sabía qué refresco elegir. O cuando entraba en clase y la monja fijaba la vista en mí, con su rostro blanquecino mirándome de abajo arriba; menos aún cuando me preguntaba algo y debía responder en voz alta o escribir algo en la pizarra con una tiza que apenas pintaba. Como no me gusta recordarlo, hago como que no lo he… Leer más »Detrás de la palabra: Recordar

Latido

Es de madrugada y hace frío. No consigo entrar en calor a pesar de las mantas y el pequeño radiador que he encendido. La casa lleva vacía unas semanas y cuesta caldearla, pero no me importa, ahora mismo el frío es el menor de mis problemas. Me envuelvo en otra manta y me tumbo en el sofá. Estoy en la casa de campo que unos amigos me han prestado para evitar que haga cualquier tontería. Una especie de cabaña algo destartalada a la que llegué hace tres días con mi pequeña maleta. La luz de la lamparita que hay en la mesa de al lado es suficiente para leer, pero no me apetece coger el libro electrónico. Es curioso, tuve que salir de mi casa a marchas forzadas y recoger mis cosas en una hora. Ese es el plazo que… Leer más »Latido

Si el amor se puede nombrar…

Te miro y no me cuesta esfuerzo alguno reconocer ahora, tantos años después, tu mirada original, primera. Un brillo un poco loco que se expande y que traspasa tejidos, ideas y estructuras para llegar al corazón y emocionar. Lo hacía antes y lo sigue haciendo ahora. Era un brillo algo excesivo, quizá, para alguien como yo, una luz expansiva que me asombraba y me hacía preguntarme, a veces, de dónde salía y por qué. Nunca había visto una mirada como aquella posarse en mi rostro, en mis manos, en mi espalda. Ahora te miro y compruebo esa misma mirada, ese mismo brillo un poco febril que me inunda y se posa en mis ojos renovados que ahora saben que en aquellos primeros días sucedió un milagro que yo desconocía. Empezó a construirse un amor que ya estaba hecho, en realidad,… Leer más »Si el amor se puede nombrar…