Inicio » Desamor

Desamor

Ilusión

Todo sucedió en un rato. Me levanté y los tulipanes tenían la cabeza agachada. No entiendo mucho de flores, era Marga, otra flor, quien se encargaba de traerlas a casa. No solían faltar. Estaba en pijama y hacía frío. Mientras apuraba el café, que se me había quedado helado, me quedé mirando aquellos tulipanes rojos cabizbajos, desmayados y con los pétalos derrotados. Pensé que estaban en las últimas y dudé si tirarlos, pero también era Marga quien se ocupaba de ello. Hacía tres días que no la veía porque estaba haciendo un curso. Hacía tres días que apenas me escribía, debía de estar muy ocupada. Hacía tres días que yo no sabía qué decirle en los breves mensajes que le mandaba. Hacía tres días que la cosa languidecía, como los tulipanes que, en esa mañana fría y lluviosa, daban más… Leer más »Ilusión

Apuesta

  —¿Te has enterado, no? —me preguntó Rubén. —Claro, es el cotilleo del grupo. Otra cosa no, pero eso… —Mujer, es que es muy fuerte. —No me parece para tanto. Además, se veía venir. —Se veía venir, se veía venir… Pues no lo tengo yo tan claro. —Blanco y en botella —dije, repeliéndome un poco a mí misma por utilizar ese tipo de frases que en los demás me daban especialmente tirria. —En menos de una semana han vuelto, te lo digo no. —Para nada. Ya se ve que no tienes ni idea de las relaciones de pareja. No pareció comprender lo que acababa de decir y yo tampoco quise abundar en el tema. Por la mañana, hasta que no desayuno, no estoy en mi mejor momento. —¿Qué te apuestas? Ya estaba. Cómo no. Las apuestas, no podía ser de… Leer más »Apuesta

Indigestión

Fueron necesarias tres señales para que empezara a darme cuenta: una foto, un anillo y un abrigo. Por este orden. La primera, la foto, me cogió por sorpresa. Ni Marcos ni yo somos muy dados a hacernos fotos y muchos menos a imprimirlas para ponerlas en casa. Por eso, cuando buscaba Invisible, de Auster, para dejárselo a una amiga, me sorprendió que aquella imagen apareciera entre sus páginas y precisamente en un libro titulado así. Estaba bien conservada, a pesar de que al menos habían pasado diez años desde entonces. No ponía ninguna fecha, evidentemente, pero era del principio de nuestra relación. Marcos estaba más gordo, eso saltaba a primera vista, y tenía más pelo. Yo estaba más o menos parecida (bueno, eso creía, aunque daba la impresión de tener la cara más rellena), el pelo mucho más largo que… Leer más »Indigestión