Saltar al contenido
Inicio » Silencio » Página 2

Silencio

Incomprensión

Lo reconozco: estaba estresado. Es más, estaba muy estresado. Se me había caído el pelo de la coronilla y en lugar de una limpia calva habían aparecido una especie de escamas (no confundir con caspa, por favor) asociadas a un picor bastante insoportable. También los dedos de las manos tenían un aspecto extraño, como si se estuvieran pelando. No me picaban, pero me producían una sensación de escozor que me había llevado a morderme de forma continuada los labios, que finalmente también acabaron con pequeñas heridas y úlceras. Eso, por un lado. Por otro, tenía ardor de estómago, nuevo para mí, y no lograba conciliar el sueño. De madrugada, revisaba una y otra vez esas patologías y barruntaba sobre otras nuevas que podían surgir, tal vez un pinzamiento, contracciones en los trapecios, un buen lumbago, subida de la tensión arterial… Leer más »Incomprensión

Siesta

Un día, después de la siesta, me puse a calcular el tiempo que perdía hablando. Eché cuentas y me salían unas quinientas horas anuales. ¿Os dais cuenta de todo lo que se puede hacer en quinientas horas? En ese tiempo puedes leer un montón de libros o ver películas y series de hasta ocho temporadas, ir más veces al gimnasio o salir a dar paseos, apuntarte a un curso de fotografía o, simplemente, tumbarte y no hacer nada.Ganar tiempo. Este era uno de los propósitos que me había marcado para ese año, pero para ganar tiempo estaba claro que tenía que dejar de hacer cosas o hacerlas más rápido, lo que me podía llevar a estresarme más. Y vivir menos estresado era otro de mis objetivos, así que la única opción que me quedaba era dejar de hacer algo, abandonar… Leer más »Siesta

Picnic

Subí al trastero para buscar la esterilla de yoga. Tras cuatro años sin practicarlo, me había apuntado a un centro que habían abierto cerca de casa. Se llamaba Samarkanda y me gustó mucho el nombre, el olor de la sala y la chica que daba las clases. Quería retomar una práctica que unos años atrás me había hecho tanto bien y que en aquellos momentos sentía que volvía a necesitar. Las cosas en el trabajo iban como siempre, pero las cosas con Álex no iban tan bien o, al menos, no tan bien como al principio. No recordaba dónde había guardado la esterilla, así que me dispuse a enfrentarme al batiburrillo del armario que ocupaba la parte baja de la buhardilla que hacía las veces de trastero. Tuve que despejar el acceso de cajas y bolsas y sacar del armario… Leer más »Picnic

Retiro

César no era un hombre especialmente detallista, así que me sorprendió bastante cuando me dijo que había preparado algo por nuestro aniversario. Estaba claro que hacer treinta años de casados le debía haber impactado porque en otras ocasiones incluso había llegado a olvidarse de la fecha. No solíamos hacer nada especial, a menos que yo ideara una cena o una escapada de fin de semana. No sucedía todos los años, básicamente porque no todos los años tenía ganas de ir a cenar o de irme un fin de semana con César. Una relación tan larga da para mucho y no soy de las que fuerzan las cosas. Me gusta ser clara. César lo sabe y, aunque a veces se mete conmigo porque dice que no soy delicada y que confundo la sinceridad con la brusquedad, en el fondo le gusta… Leer más »Retiro