Saltar al contenido
Inicio » Taxi

Taxi

Calamares y bombones

En todas las familias hay anécdotas que se repiten una y otra vez. En la mía, una de las favoritas tiene que ver con mi madre, que, haciendo una extraña concesión a la nostalgia impropia de ella, a veces nos contaba (siempre a petición nuestra, todo hay que decirlo) la vez que, después de cobrar su primer sueldo, allá por los años sesenta, se dio el gusto de entrar en un bar y pedirse un bocadillo de calamares con una cerveza, que se tomó tranquilamente y que le supieron a gloria. Mi madre disfrutaba mucho de los bocadillos y de los botellines, pero aquel, pagado con su primer sueldo, debió de saberle excepcionalmente rico. Para completar la jugada, entró en una confitería y se compró (cosas de aquella época) un cucurucho de bombones. No una caja, ni una lata de… Leer más »Calamares y bombones

Cielo y tierra

A veces imaginaba que estaba en el museo una mañana y ella se sentaba a mi lado en el banco, frente a Mujer con sombrilla en un jardín, de Renoir. Los dos nos quedábamos embobados admirando esa obra, que yo me sabía prácticamente de memoria, y ella suspiraba muy bajo. No nos mirábamos, solo observábamos el cuadro con un aire vago, romántico. A mí me gustaba imaginar que ella era la mujer con sombrilla blanca pintada por Renoir en ese campo lleno de flores que envuelve su figura, y yo, esa mancha negra que aparece detrás, como si estuviera agachado cogiendo alguna amapola para ella, cuya proximidad hace suponer que entre los dos hay un vínculo, una relación. En las ocasiones más atrevidas, soñaba que ella dejaba caer su mano sobre el banco, como abandonándola, y yo, en un alarde… Leer más »Cielo y tierra